¿Qué es la firma manuscrita?

que es firma manuscrita

¿Qué es la firma manuscrita?

Un concepto tan sencillo y cotidiano en verdad es de lo más complejo de definir. Parece extraño empezar un post con esta oración, ya que firmar manuscritamente es uno de los actos que mayor seguridad jurídica brinda al ecosistema jurídico; al fin y acabo, la única forma de elevar a público ante notario un documento, es mediante la firma manuscrita.

Si bien cómo se realiza una firma manuscrita es algo que al parecer todos tenemos claro, no he podido encontrar una ley que me especifique cómo debe hacerse o bajo qué condiciones. Es curioso como un acto que brinda tal validez a todo aquello que se perfecciona mediante él, la ley no defina cómo deba realizarse.

La firma electrónica como antítesis

Realizo esta reflexión porque es interesante cómo todo lo relacionado a la firma electrónica, se encuentra definido por legislación europea (Reglamento 910/2014) y locales que especifican diferentes niveles, juridicidad e incluso se expone qué tipo de firma electrónica tiene la misma validez legal que la firma manuscrita. Repito, ¿Por qué nada me define cómo debe ser la firma manuscrita?

También encuentro realmente curioso cómo cualquier tipo de firma electrónica que me genera evidencias durante el proceso de su realización, y que podría demostrar en mayor o menor medida quien la realizó, tiene menos validez y genera más desconfianza que la firma manuscrita, que con solo existir y estar plasmada en un papel ya tiene el estatus de máxime.

Reflexionando qué tipo de firma electrónica tiene la misma validez jurídica que la firma manuscrita, siendo esta la firma electrónica cualifica a esta se le solicita para su existencia que deba ser “una firma electrónica avanzada que se crea mediante un dispositivo cualificado de creación de firmas electrónicas, y que se basa en un certificado cualificado de firma electrónica”, pero a la firma manuscrita no se le requiere ningún tipo de requisito.

“Todos somos peritos calígrafos”

Me gustaría dejar un pensamiento que no logro resolver y es porque de toda la complejidad que supone el poder efectuar firmas electrónicas cualificadas, no se le impone ninguna obligación a la firma manuscrita. El pensamiento yace en poder saber, ¿quién en este mundo es capaz de reconocer quién ha realizado una firma manuscrita a simple vista, y sin la asistencia de un perito calígrafo? En el mundo hiper digitalizado que vivimos, cualquier proceso electrónico es capaz de dejar múltiples evidencias, pero una firma manuscrita no deja rastro alguno a mi parecer; salvo un posible cotejo posterior para demostrar quién ha realizado la rúbrica por un experto independientemente. Sin embargo, la firma manuscrita es el máximo exponente de representación del consentimiento de una persona, porque al parecer, la única carga probatoria que precisa es su mera existencia.

Esperemos que algún día comprendamos que el mero hecho de realizar acciones en persona no supone brindar de mayor grado de seguridad a las interacciones efectuadas. De hecho, hoy en día es más común que personas que nacieron en este siglo no hayan realizado nunca una firma manuscrita y, sin embargo, constantemente lo hagan electrónicamente mediante la aceptación de términos y condiciones o políticas de privacidad en páginas web.

El mundo evoluciona hacia un sistema de clics, no de rúbricas en papel, y creo que es necesario que el sistema jurídico lo facilite, ya que mientras la tecnología sigue su ascendente camino, el papel y las interacciones humanas ocurren cada vez menos.

 

Edwin Mata

CEO y CoFounder en Brickken

 

Edwin Mata es profesor del curso Automatización de procesos y documentos y forma digital de Wenex by ADAMS.